Traducción al español de una carta abierta de una jóven católica francesa a un terrorista

Queridos hermanos, hace dos días leí esta carta en Facebook en inglés.  La original es en francés.  Me pareció alentador leer los sentimientos de una jovencita católica delante de una tragedia que ha sacudido a Francia y al mundo entero.  Es una carta escrita con fe por una jóven que cree en la Palabra de Cristo.

Esta muchacha espera perdonar. Humanamente hablando, ella espera lo imposible, pero sabe en lo más profundo de su interior que en Cristo Jesús si se puede perdonar (Mateo 18:22).  Su fe le dice que solamente en Cristo se puede ser una persona NUEVA (2 Corintios 5:17) capaz de lograr lo imposible (Lucas 18:27).

Es refrescante encontrarse con una muchacha o muchacho con esa fuerza de querer responder al llamado radical de Jesús que es AMAR y PERDONAR.¿Amar al enemigo? Así es, amar al enemigo.  ¿Quién es tu enemigo? ¿Quién es tu enemigo más cercano? Esto es para pensar y para pedirle a Dios que nos ayude.

Hice la traducción de la carta al español para aquél que la quiera leer y compartir.  Los créditos son para Aleteia.org porque ahí encontré la versión en francés y en inglés y la fotografía principal al fotógrafo “Mazur” para Catholic News en el Reino Unido.

ATAQUES A PARÍS:  CARTA ABIERTA DE UNA JÓVEN CATÓLICA FRANCESA

Tomada de la página web: Aleteia.org

“Yo espero, querido terrorista, que estas palabras lleguen a tí”

London remembers at gathering in Trafalgar Square in solidarity with Paris and the victims of the terrorist attacks

En la plaza de Trafalgar, London recuerda en solidaridad con París y las víctimas de los ataques terroristas.

Fotografía por © Mazur/catholicnews.org.uk  Original photo’s captions: “London remembers at gathering in Trafalgar Square in solidarity with Paris and the victims of the terrorist attacks”

Yo tengo 18 años y soy católica. Hoy, como todos los lunes, después de clases, fui a tomarme una taza de café en la terraza de un establecimiento. Nada del otro mundo realmente.

El café no sabía distinto al de la semana pasada, la sonrisa de la mesera no era diferente, y los regulares estaban sentados en las mismas mesas. Como todo lunes, tomé el periódico de ayer de mi bolso casi mecánicamente, y ligeramente vi los titulares.

Sin embargo, no reconozco el periódico que ojeo cada seamana. La foto cubre más de la mitad de la página y solamente se lee un titular: “El dolor y la cólera”.

LE FIGARO—Diario al que se refería la joven en su carta

LE FIGARO—Diario al que se refería la joven en su carta

 ¿Qué debo de hacer yo?

La foto de un hombre llorando en frente de un ramo de flores, velas, y una bandera francesa, hicieron el titular. Un hombre, lágrimas, dolor, cólera, muerte, gente inocente, heridas; No quiero leer más. Dejo mi periódico, trago mi café y pago. Por primera vez en este año dejo este lugar, donde tengo el hábito de leer mi periódico en paz, mucho más temprano.

Entonces, ¿qué debo hacer? Irme a casa como las autoridades nos lo aconsejan? No. Decidí caminar a un lugar que es familiar y precioso en mi corazón. Después de caminar por cinco minutos, estoy aquí. Este lugar es mi iglesia parroquial, mi segundo hogar, el hogar del Señor. Entro. Hay muchísimas personas. Yo me cuelo en silencio hasta el altar dedicado a la Virgen, María Santísima. No hay espacio allí. El único punto vacante que quedaba es un reclinatorio en frente del altar de Santa Rita de Casia, la santa de las causas perdidas e imposibles.

Un pasaje del Evangelio de Mateo viene a mi mente: “Pero yo les digo, amen a sus enemigos, bendigan a los que los maldicen, hagan el bien a los que los odian, y oren por los que los desprecian y los que los persigan” (Mat 5:44)

“Yo le pedí al Señor, con la ayuda de toda mi fe,                                             que me asistiera, que viniera a ayudarnos a perdonarte.”

Yo no oré por las victimas…

Por este pasaje bíblico, tuve una idea. Yo no oré por las víctimas, o por los afligidos, o por la salvación de mi bella patria. Hoy he orado por tí. Yo le he pedido a Santa Rita que nos ayude a perdonar. Le pedí que ayude a los franceses a perdonar. Oré por las familias de las víctimas para que ellas un día te puedan perdonar, perdonar tu acción injustificable y barbárica. Yo le pedí al Señor, con la fuerza de toda mi fe, que viniera en mi ayuda, que viniera a ayudarnos a perdonar.

Yo le pedí a Santa Rita que te bendijera y que intercediera para que se derramara la Gracia del Espíritu Santo sobre tí. Yo le pedí a la Virgen María Santísima que te cuidara. Le pedí que te envolviera en su amor para hacerte comprender que todos estamos en esta tierra para amar y no para matar. Para que te haga entender la gravedad y la estupidéz de lo que hiciste. Yo oré para que tú entiendas que ningún hombre, sin importar quien sea, de dónde viene, lo que cree o qué ideas lo motivan, merece morir justamente porque quizo pasarla bien con sus amigos.

“Si dos de ustedes se ponen de acuerdo para pedir cualquier cosa…”

Entonces recordé un segundo pasaje del Evangelio de Mateo: “Si dos de ustedes en la tierra se ponen de acuerdo para pedir cualquier cosa, se les será dado por mi Padre que está en el cielo. Porque donde dos o tres se juntan en mi nombre, ahí estoy con ellos” (Mat 18:20)

Y oré para no ser la única católica que ora por tu perdón. Yo oré para que tú pudieras aceptar el perdón de otros, algo que tu ideología no te enseñó. Tú, al igual que yo, que vives en Francia, que tienes una familia, le pido a Jesuscristo que te ponga en el camino correcto. Que Él te enseñe el significado del amor y hermandad que nos enlaza a todos. Tú no volaste a la sociedad francesa, al contrario, la has fortalecido. Tú no aumentaste el racismo sino que lo erradicarás. Tú no mataste nuestra fe sino que la has resucitado.

Finalmente, me gustaría citarte unas pocas palabras de Madre Teresa:

La Vida-Madre Teresa.001

Yo espero, querido terrorista, que estas palabras lleguen a tí para que llegues a darte cuenta que el odio y la muerte no son la solución.

Firma:  Una jóven católica que está tratando de perdonar.

Traducido del francés al inglés por Liliane Stevenson.

Traducido del inglés al español por Sara Torres.

Fotografía por © Mazur/catholicnews.org.uk

Photo’s Captions: “London remembers at gathering in Trafalgar Square in solidarity with Paris and the victims of the terrorist attacks”

Translated from the French, by Liliane Stevenson

Translated from the English translation, by Sara Torres.

978842854638

“LA VIDA” de Madre Teresa de Calcuta

EDITORIAL SAN PABLO 

 

Comments are closed.